¿Cómo se realiza un diagnóstico para saber si el paciente es apto para cirugía?

imatge-pet

No hay que tener miedo. Las pruebas diagnósticas actuales permiten definir el nivel de éxito de la cirugía sin riesgo para el paciente.

Cuando un paciente es diagnosticado con epilepsia primero se prueba si mediante tratamiento farmacológico se pueden eliminar las crisis. En el 50% de los casos, esto se consigue con la administración del primer medicamento. En caso que las crisis persistan, se prueban más medicamentos para ver si se consigue mejorar la calidad de vida del paciente.

Cuando el paciente ha probado siete medicamentos distintos sin mejoras evidentes, la tendencia de que el tratamiento farmacológico funcione es tendiente a ser cero.

Es en este momento, e incluso antes, una vez probados tres medicamentos sin éxito,  el paciente debería valorar la posibilidad de la cirugía.

¿Cómo se hace?

Para dilucidar si el paciente es un buen candidato a una cirugía con buen pronóstico, se realizan diferentes pasos:

  1. Historia clínica del paciente: es importante disponer de una buena historia clínica que indique la evolución del paciente, los medicamentos probados, el tipo y la frecuencia de las crisis, el tiempo transcurrido desde la primera crisis, etc. Esta información es muy valiosa como primer paso para saber que existe una posibilidad de cirugía
  2. Resonancia Magnética Cerebral inicialmente básica para detectar si existe algún tumor,  o malformación vascular  causa  de epilepsia  con indicación de cirugía directa. Después repetir con protocolo de epilepsia.
  3. Electroencefalograma (EEG) o Vídeo- Electroencefalograma (VEEG): permite detectar un registro de la actividad eléctrica cerebral mediante la colocación de electrodos en la cabeza. El EEG se realiza con una duración corta y puede ser mejorado con registro de sueño. El VEEG graba simultáneamente la actividad cerebral  coincidiendo con imagen de video sincronizado durante un periodo de tiempo largo  que puede ir de horas  a días, según las necesidades  diagnósticas.
  4. PET: El PET (tomografía por emisión de positrones) es una técnica diagnóstica que permite detectar si ha habido disminución del metabolismo en la región del cerebro que puede estar relacionada con la epilepsia por disminución de la captación de glucosa en una zona cerebral. Al poder fusionarse con la imagen de Resonancia Magnética
    Craneal  podemos definir zonas o volúmenes cerebrales sugestivos de tener el origen de las crisis epilépticas. El PET ha demostrado ser un perfecto complemento a la Resonancia Magnética, pues su alta sensibilidad permite identificar lesiones no estructurales  que la Resonancia Magnética a veces no detecta.
  5. Robot Stereotáctico Renishaw Neuromate: con esta nueva tecnología de diagnóstico se puede colocar electrodos de forma poco invasiva sin abrir el cráneo en el volumen cerebral sospechoso de tener el origen de las crisis para con muchos electrodos ver donde y cuando aparecen las crisis y así dar una información total para planificar la cirugía  y en todo caso para informar al paciente de su decisión final para operarse con la ventaja de que los electrodos pueden retirarse sin dificultad. También en algunos casos se pueden colocar un tipo de electrodos que pueden actuar eliminando el tejido epileptógeno por termocoagulación con el paciente despierto.

Cómo veis, estamos antes muchas y precisas pruebas diagnósticas que permiten dilucidar con bastante seguridad y precisión si una persona es apta o no para una cirugía de epilepsia en función de las probabilidades de éxito de la misma incluso hasta antes de tomar la decisión de operarse.

El éxito de la cirugía en pacientes con epilepsia, viene sin duda marcado por varios hechos:

  1. Nuevos avances en las técnicas de diagnóstico por neuroimagen.
  2. Importantes avances en la precisión de la tecnología robótica que se utiliza para la cirugía.
  3. Mayor información sobre la cirugía para pacientes farmacorresistentes.

Si tras uno o dos años de tratamiento farmacológico  con hasta siete medicamentos no  se ha conseguido parar las crisis, sin duda la recomendación es clara: solicite un diagnóstico detallado de la  posibilidad de encontrar el origen de las crisis con  la tecnología  y experiencia más avanzada para tomar su mejor decisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *