¿Conoces el tipo de crisis epilépticas?

water-1761027_1920En la mente de muchas personas hay una imagen habitual sobre una crisis epiléptica: una persona que se desmaya, cae el suelo, babea e incluso pierde el control de la vejiga. Nada más lejos de la realidad. La epilepsia puede afectar de muchas maneras y cada persona puede tener crisis muy diferentes entre sí.

¿Quieres saber cuáles son?

Primero es importante entender qué es una crisis epiléptica. Una crisis se produce cuando aparece una súbita erupción eléctrica en el cerebro que interrumpe la actividad neurológica normal y que provoca diferentes síntomas. Es importante entender que las crisis duran únicamente unos segundos o pocos minutos. Pasado este tiempo el cerebro vuelve a funcionar con normalidad.

Aunque hay más de 30 tipos de crisis, se han agrupado en diferentes categorías.

Tipos de crisis:

Crisis parciales o focales

Crisis ocasionadas por la actividad excesiva de las células de una parte concreta del cerebro. Dentro de las epilepsias parciales podemos encontrar diferentes síntomas.

  • Simple: se detecta por una alteración del movimiento. El paciente también puede experimentar diferentes sensaciones sensitivas denominadas auras. No se pierde el conocimiento.
  • Compleja: la persona afectada pierde el conocimiento y parece que entre en una especie de trance. Pueden aparecer convulsiones. Es de las más habituales y afecta a dos tercios de las personas con epilepsia.
  • Secundaria generalizada: empieza como una crisis parcial pero se extiende por todo el cerebro.

Crisis generalizadas

Crisis ocasionadas por la actividad excesiva de las células en todo el cerebro. Estas crisis muestran unos síntomas diferentes:

  • Crisis de Ausencia: la persona pierde el conocimiento mientras mantiene la vista fija en un punto concreto durante entre 10 y 15 segundos. Puede llegar a pasar desapercibida porque son muy rápidas. Afectan sobre todo a niños y adolescentes y puede llegar a ser reiterativa a lo largo del día.
  • Crisis Mioclónicas: producen sacudidas en las extremidades que pueden provocar una caída pero duran escasos segundos.
  • Crisis tónicas: se pierde el conocimiento y los músicos se contraen.
  • Crisis atónicas: los músculos de todo el cuerpo se relajan de golpe y la persona cae al suelo. Su gravedad reside en el hecho que la perdona pueda dañarse al caer o padecer heridas.
  • Crisis tónico-clónica: la persona cae al suelo debido a una pérdida de conocimiento. El cuerpo se pone rígido y se inician sacudidas en las extremidades. Esta crisis es la que permanece en la mente de las personas porque puede provocar que salga espuma de la boca y la relajación de los esfínteres. Son las más aparatosas y pueden durar algunos minutos. La buena noticia es que su aparición es rara ya que los actuales medicamentos son eficaces en controlarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>