Epilepsia y sexualidad masculina

1 (1)
Cómo evitar que la epilepsia interfiera en tus relaciones sexuales

Comenta el tema durante la visita con tu especialista: no sufras en silencio

En general las personas con epilepsia no tienen problemas sexuales por su epilepsia. Sin embargo, para algunos pacientes masculinos la epilepsia puede tener un efecto negativo en su vida sexual. Se sabe que los hombres con epilepsia tienen un mayor riesgo de disfunción eréctil. Una encuesta mostró que el 57% de los hombres con epilepsia habían experimentado recientemente insuficiencia eréctil en comparación con el 18% de otros hombres.

Los problemas más comúnmente reportados para los hombres son una disminución de la libido con menor interés por sexo y dificultad para conseguir y mantener una erección.

La libido es la tendencia natural a tener relaciones sexuales que se activa puntualmente con el deseo sexual y la excitación sexual. El deseo sexual es la sensación impulsiva de querer tener relaciones sexuales y la excitación sexual significa los cambios físicos en el cuerpo que ayudan a tener relaciones sexuales como obtener una erección. Hay muchas circunstancias posibles por las que el deseo sexual o la excitación se reducen como el estrés, el cansancio, el alcohol, la depresión, la ansiedad, siendo en epilepsia la más frecuente la medicación.

 

Las zonas del cerebro que controlan la función sexual pueden ser alteradas por la epilepsia. Por ejemplo, para algunos hombres con epilepsia del lóbulo temporal puede ser más difícil conseguir y mantener una erección.

Niveles de hormonas y líbido

Ciertas hormonas son necesarias para aumentar el deseo sexual y la excitación. En algunos casos la epilepsia puede afectar estos niveles hormonales pues algunos fármacos antiepilépticos pueden reducir los niveles hormonales o afectar la forma en que las hormonas se metabolizan en el organismo.

 

Los efectos secundarios de algunos fármacos antiepilépticos incluyen menor interés en el sexo, o problemas para excitarse.

Otros efectos secundarios por sobredosis incluyen cansancio y somnolencia. Ambos pueden afectar la libido.

 

En general es más probable que queramos y tengamos relaciones sexuales cuando nos sentimos bien y relajados. La falta de autoestima, la baja confianza, el sentirse deprimido o ansioso puede afectar para tener relaciones sexuales. Si vivir con epilepsia hace sentirse vulnerable, asustado, enojado, indefenso o bajo en estima, esto puede afectar la vida sexual. El miedo a menudo es un factor subyacente en los problemas sexuales. Se puede creer en ser rechazado si la otra persona sabe que se tiene epilepsia, por lo que es posible que ni siquiera se intente establecer relaciones que puedan volverse íntimas. Si se está ocultando la epilepsia a su cónyuge o pareja, ese secreto creará distancia entre ambos. Considerar los problemas con el sexo como un déficit personal por tener epilepsia puede producir un mayor complejo personal y empeorar la calidad de vida. Estos aspectos deberían ser tratados por un psicólogo.

 

También puede haber problemas con el sexo no relacionados con tener epilepsia que deberán ser consultados por un sexólogo.

Crisis durante las relaciones sexuales

Se puede temer tener una crisis con convulsión durante las relaciones sexuales, especialmente si las convulsiones se desencadenan por la actividad física, la excitación o la respiración rápida. Sin embargo, en la mayoría de los casos tener una convulsión durante las relaciones sexuales no es más probable que tener una en cualquier otro momento por lo que no hay evidencia científica de que el acto sexual provoque convulsiones. Hablar con la pareja sobre qué hacer si se tiene una convulsión durante las relaciones sexuales puede ayudar a controlar este miedo. La disponibilidad de tener midazolam oral o en spray puede ayudar a la pareja para estar preparados y disminuir el miedo o el bloqueo para tener relaciones.

 

Los médicos a menudo son reacios a mencionar temas tan íntimos como la sexualidad en el curso de una visita, y muchos pacientes no se sienten cómodos hablando de sexo. Según un estudio, sólo el 13% de los pacientes con epilepsia han tenido una conversación sobre el sexo con su médico. No es bueno sufrir en silencio y vivir acomplejado.

 

El epileptólogo puede ayudar a ver si los problemas sexuales son de causa psicológico o por medicamentos.