Un niño con epilepsia y su profesor

maestro y niñoUn profesor es el vínculo entre el entorno escolar y los padres así como el responsable del niño durante toda la jornada en la que este permanece en el centro.

Por ello un maestro que en su clase tenga un niño con epilepsia debe ser los ojos y oídos de los padres cuando ellos no estén. Debería colaborar con la familia del pequeño para fomentar los hábitos de medicación, comida y sueño del niño además de vigilar si se detecta algún problema concreto de aprendizaje en relación a su patología.

Si cabe destacar que un profesor debería evitar el trato diferenciado con respecto a otros alumnos, esto solo supondría motivo de discriminación y marginación del pequeño por parte de los otros niños. Aún así, es cierto que el docente puede adquirir conocimientos y trucos de enseñanza para favorecer o apoyar el aprendizaje del niño.

Asimismo, debería estar informado de que tipo de crisis sufre el niño, como actuar cuando este padece una en el centro escolar, cuáles pueden ser los desencadenantes y si hay alguna actividad que por consejo médico deba limitar. Todo esto le permitirá saber cómo actuar en caso de que sea necesario.

La formación del profesor es clave,  necesaria y ayudará al transcurso del niño por la escuela.

En la página del Epilepsia Russi Institut encontraréis consejos y manuales para docentes que tengan que tratar con niños con epilepsia

También podéis consultar la web de la asociación de epilepsia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>