Vuelta al cole y Epilepsia: recomendaciones sobre cómo afrontarlo

POST BLOG (1)Cada año por estas fechas próximas al inicio del curso escolar, recibimos en la consulta padres preocupados por saber si es conveniente que su hijo que sufre crisis epilépticas asista al colegio,  qué pasará si tiene alguna crisis o convulsión cuando se halle en clase o durante el recreo y, sobre todo, nos solicitan consejo sobre cómo afrontarlo y si es imprescindible comunicarlo al colegio o al resto de compañeros de clase.

Según la Sociedad Española de Neurología, en España cada año se diagnostican aproximadamente unos 15.000 nuevos casos de epilepsia, de los que se calcula que la mitad se producen en niños y adolescentes.

Ello no debería ser motivo para que dichos niños dejaran de asistir a clase y mucho menos que los aisláramos del resto de niños o de la sociedad. Sí que es importante, en cambio, informar al colegio y a sus profesores sobre la situación y formarles si es preciso sobre cómo actuar en caso de que se produjera alguna crisis mientras se halla en el colegio. Imprescindible entregarles una lista de los medicamentos anticonvulsivos que su hijo está tomando actualmente, que incluya cómo y cuándo se deben administrar tales medicamentos, así como cualquier efecto secundario que pudiera tener.

A pesar de todo, antes de dar cualquier recomendación deberíamos personalizarlo en función de la edad del niño, de su propia madurez y sin duda del tipo de epilepsia que tenga diagnosticada.

En cuanto al hecho de comunicárselo al resto de compañeros de clase o incluso formarles sobre cómo actuar en caso de alguna crisis, consideramos que dicha formación puede ser una buena medida preventiva para evitar un posible estigma sobre su hijo o mejorar su aceptación entre sus compañeros ya que en caso de producirse una crisis, si éstos no hubieran sido previamente informados sobre de qué se trata y cómo actuar, podría desencadenar situaciones de temor entre sus compañeros que serían más difíciles de gestionar a diferencia de si antes hemos podido realizar una formación con los compañeros de clase. No descartamos la posibilidad de que sea el propio alumno quien realice la formación junto a sus profesores, aunque en este punto recomendamos hablarlo antes con su hijo.

De nuevo es difícil generalizar o establecer una sola recomendación: dependerá de la edad del niño, de cómo él mismo vive la situación, de si se trata de un cambio de colegio con nuevos compañeros, y sin duda de cómo son sus convulsiones epilépticas y su frecuencia.

Ante las dudas, recomendamos consultarlo con su neurólogo ya que su conocimiento del niño o adolescente ayudará a una mayor personalización del caso y seguro sus indicaciones serán también basadas en la experiencia y en el conocimiento de cada caso clínico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>