El origen de la epilepsia: desde el inicio de los tiempos

narrative-794978_1920La epilepsia es tan antigua como la humanidad. No es una enfermedad nueva pero no siempre hemos podido aprovechar el conocimiento que tenemos ahora.

Los pueblos primitivos la consideraban un castigo divino y no fue hasta Hipócrates que se catalogó como enfermedad física, alrededor del 460 antes de cristo. Su nombre, epilepsia, deriva del término griego epilambaneim, que significaba “coger por sorpresa”.

Por primera vez, la humanidad consideró que no era un efecto de los dioses sino una enfermedad localizada en el cerebro.

Aún así, con el inicio de la edad media llegó también un retroceso: la enfermedad se volvió a considerar sobrenatural. Durante muchos siglos reinó un absoluto desconocimiento sobre lo que desencadenaba y causaba la epilepsia. Los pacientes con epilepsia sufrieron una discriminación patente y un estigma social flagrante debido a la falta de conocimiento sobre esta enfermedad.

A diferencia de lo que se creía, la epilepsia es una enfermedad neurológica crónica, que no es contagiosa y puede afectar a cualquier persona.

Fue el neurólogo inglés John Hungling Jackson quién, en el siglo XIX la definió de la siguiente manera: una descarga súbita, rápida y excesiva de células cerebrales”. Con ello nació la etapa moderna de la epilepsia.

Poco después, a principios del siglo XX aparecieron los primeros fármacos antiepilépticos y pocos años después Hans Berger realizó el primer encefalograma.

Actualmente la epilepsia es la tercera enfermedad neurológica con mayor incidencia en España y una enfermedad cada día más conocida.

Son muchos los famosos que a lo largo de la historia han tenido epilepsia, que han podido triunfar a pesar de la enfermedad y del estigma resultante.

Aunque no todos los pacientes encuentran una solución definitiva, se han aumentado de forma exponencial los potenciales tratamientos y se han diversificado. Desde los fármacos hasta la cirugía. Desde la dieta cetogénica el estimulador vagal.

El aumento de conocimiento también ha permitido reducir la discriminación. Son muchas las personas, profesionales de la salud, asociaciones, paciente y familias de pacientes que cada día realizan una importante labor de sensibilización e integración.

Aunque aún tenemos mucho camino por recorrer, creemos que estamos en la buena dirección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>